Bricolaje Profesional.

Consigue hacer proyectos profesionales!

Construcción de una Pérgola de 4 Pilares

Bricopro Pérgola de 4 pilaresVamos a explicar la construcción de esta pérgola o cenador montada sobre cuatro pilares y tejado de tégola a un agua.

Su diseño lo podremos ver pulsando: Diseño

1. Preparación de la madera

Las piezas necesarias vienen ya preparadas para su instalación, pues las hemos comprado en una tienda especializada en este tipo de elementos.
El diseño es muy sencillo pues tan solo hay que escoger el tamaño que deseamos y en Inventor hemos hecho los planos para calcular las medidas de todos los elementos necesarios.
Toda la madera necesaria viene en estado natural y sin ningún tratamiento. Por ello, lo primero que debemos hacer es hacerle su tratamiento. Vamos a darle primero dos manos de lasur tinte, para dotarle de protección fungicida, protección para intemperie y darle el color del tono que se haya elegido, respetando los tiempos de secado y repintado. Es mucho más fácil hacerle el tratamiento en primer lugar, antes del montaje, pues podremos trabajar cómodamente, sobre bancos de trabajo, y cubrir la totalidad de la superficie mejorando la protección. Después le daremos otras dos manos de lasur incoloro protector, que mejora el acabado y protección, también respetando los tiempos de secado y repintado. Para mejorar el acabado del extremo de las vigas, las hemos recortado a 45 grados y biselado y les damos también con el tratamiento de barniz para proteger este corte.

2. Construcción de la estructura.

Esta pérgola se construye con cuatro pilares, de los cuales tres vamos a fijar junto a la pared adyacente para estabilizar la estructura al máximo.
Marcamos según el plano la posición de los cuatro pilares en el suelo. Separamos las dos partes de las bases metálicas regulables desenroscando el tornillo de nivelación. Presentamos en su posición la parte inferior de la base regulable, marcamos los orificios y hacemos los taladros en el suelo. Comprobamos el nivel de las bases y las fijamos con los tirafondos. Si hay que corregir la nivelación, colocaremos alguna arandela debajo de la base para compensar la desviación.
La parte superior de la base regulable, la montaremos en la base del pilar de madera. Sacamos el centro dibujando las dos diagonales, marcamos los orificios de los tornillos y taladramos con broca para madera la mitad de la profundidad del tirafondo. Montamos el soporte metálico con los cuatro tirafondos.

Ahora podemos montar los pilares enroscando ambas partes de las bases regulables, en un principio completamente. Después subiremos si es necesario nivelar la viga principal. La fijación a las paredes contiguas las vamos a realizar haciendo dos taladros pasantes a los pilares para atravesar los tornillos. Primero vamos a taladrar un orificio mayor para que la cabeza del tornillo nos quede introducida en la madera. Luego taladramos el agujero pasante para este tornillo. Cortaremos unos tacos de madera de la medida que tenemos entre el pilar y la pared, que también vamos a taladrar para pasar el tornillo a través. Con los propios tornillos podemos marcar su posición sobre la pared, comprobando que tengamos el pilar perfectamente nivelado. Retiramos el pilar y taladramos los orificios en la pared, para insertar el taco de fijación. Volvemos a colocar el pilar sobre la base regulable y lo fijamos con los tornillos pasantes a la pared. Procedemos igual con los otros pilares adosados a la pared.

El siguiente paso es montar sobre los pilares las vigas principales. Puesto que las vigas tienen una inclinación considerable, vamos a recortar la base de apoyo para conseguir un perfecto asiento. Se reparte el vuelo saliente por ambas partes y se colocan los pilares bien nivelados verticalmente (los que ya habíamos fijado previamente ya los pusimos a nivel). Hasta que no tengamos alguna sujeción más, la estructura tendrá un ligero movimiento que podremos evitar si apoyamos algunos puntales de obra, por ejemplo. Colocamos alguna vigueta paralelamente y vamos a comprobar con el nivel de burbuja si tuviéramos que compensar la altura de alguno de los pilares, que lo haremos subiendo el que se encuentre en la posición más baja. Fijaremos las vigas principales a los pilares: con la broca para madera larga, haremos dos taladros por cada pilar aproximadamente en la diagonal de este, profundizando toda la viga y hasta mitad de lo que entre el tornillo en el pilar, insertamos los tornillos y los apretamos.

Vamos a distribuir ahora la posición donde irán colocadas las vigas, y lo marcaremos sobre las vigas principales. Aquí deberemos observar sobre el plano la posición y distribución de colocación. Una vez marcados los centros de todas las vigas, y habiendo medido las dos diagonales principales del vano para asegurar la escuadra del recinto, colocaremos las dos vigas de los extremos. Buscamos la nivelación de los pilares en el sentido que nos faltaba y entonces fijamos las dos vigas extremas, sobre las vigas principales, con los tornillos largos atravesando la viga hasta la viga principal y que previamente habremos taladrado de la misma forma que hicimos para fijar los pilares.
Del mismo modo colocaremos el resto de vigas intermedias hasta completar toda la estructura.

3. Colocación de la tarima.

Para colocar la tarima machihembrada del techo, comenzaremos desde la parte extrema del voladizo. Para cubrir toda la distancia a cubrir vamos a tener que utilizar varias lamas y para que desde abajo no veamos las uniones, haremos que estas nos coincidan con alguna de las vigas. Entonces iremos atornillando las lamas una tras otra y cortándolas intentando que las uniones vayan quedando en diferentes vigas si es posible, completando las líneas consecutivamente. Iremos comprobando las medidas hasta la parte superior para ir compensando los desajustes que tengamos en el montaje y llevar así las lamas paralelas para terminar de forma recta. Para ir montando las lamas, al ser machihembradas, nos ayudaremos con un trozo de tarima cortado, a modo de mártir para golpear sobre él y ensamblar de forma correcta cada unión. Los tornillos los iremos colocando sobre el centro de las vigas.

Una vez completada toda la superficie podremos montar el listón de remate lateral. Para ello lo montamos enrasado a la tarima montada con tornillos pasantes sobre dicha tarima. Si tenemos que hacer la unión de dos listones, podremos hacerla cortando los extremos a enlazar a 45 grados.

4. Colocación de la tégola.

Vamos a colocar una lámina de aislante entre la tarima y la tégola para evitar un exceso de calentamiento de la tarima.
La terminación de la pérgola la vamos a realizar con la Tégola Americana, de color rojo. Este material nos evitará la entrada de agua y es fácil de colocar. La primera fila la colocaremos de modo que quede girada 180 grados, es decir de forma invertida, y la sacaremos para doblarla sobre el listón perimetral. Para hacerle este plegado, calentamos ligeramente con el soplete y después la clavaremos al tablero y al borde. La siguiente fila ya la colocamos en su forma correcta pero la vamos a desplazar lateralmente la mitad de la longitud de la placa, para que la unión entre planchas no coincida con la inferior. Las vamos clavando en la zona media con un clavo a cada extremo y sobre el corte de la escama. La siguiente fila solapa con la anterior aproximadamente la mitad del ancho de la plancha, hasta justo donde hace el corte de las escamas. Iremos comprobando las medidas hasta la parte superior para ir compensando los desajustes que tengamos en el montaje y llevar así las lamas paralelas para terminar de forma recta. Hemos hecho la instalación eléctrica para llevar unos cables a las lámparas que nos iluminarán nuestro recinto. Para evitar instalar los cables posteriormente que quedarían vistos sobre la madera, hemos pasado unas mangueras de cable, haciendo un fresado para el paso sobre la madera.

La última fila, la recortaremos al ancho necesario para terminar y podemos doblarla también sobre el listón del borde sobre el que la clavamos también. Para rematar los laterales hemos cortado unas tiras de la tégola de unos 15 cm que calentamos y doblamos sobre el listón lateral. Comenzaremos desde la parte inferior y la iremos clavando y soldando, solapandolas al igual que la tégola. De este modo conseguimos un mejor acabado y protegemos también el lateral del tejado.

Los pilares los vamos a rematar en su base colocando unas losetas de pizarra multicolor que cortamos con amoladora y disco de diamante. Los fijamos a la base y al pilar aplicando una masilla de poliuretano para sellar y pegarlas.

De esta forma tan sencilla de montar, podremos disfrutar de una pérgola de una altísima calidad y de carácter muy elegante.

Comentarios

{fcomment}

  • Creado el
  • Visto: 13272